Escritorios personalizados, murales, colores fuertes y cojines en contraste con paredes más claras, son parte de las tendencias para los ambientes interiores y, específicamente, en el dormitorio de los niños, un espacio que comienza a cobrar cada vez más protagonismo en los hogares. 

“La tendencia es lucirlos como salas adaptadas a las distintas edades de los más pequeños de la casa, con el objetivo de que sean un espacio cálido, para compartir con sus amigos cuando lo requieran o puedan ser usados como cuarto escritorio durante el día”, señala Paula Ocampo, decoradora de interiores. 

Según la profesional, “los tonos claros, como el beige, marfil o arena siguen predominando como base, para crear un ambiente que transmita relajación”. 

La clave es combinarlos con lámparas, cojines y pieceras de colores fuertes. “Se pueden sumar papeles murales o revestimientos en  la pared principal, espejos y poltronas que le dan carácter al dormitorio”, comenta.

Espacios de estudio

Para tener una buena concentración y, por tanto, buenos resultados, se debe destinar un espacio adecuadamente habilitado para estos fines. 

La directora de la Escuela de Diseño de Interiores de la Universidad del Pacífico, Carolina Montt, aconseja poner especial atención a diferentes elementos del ambiente que pueden colaborar a que la actividad de estudio se desarrolle con mayor concentración, creatividad y rendimiento. 

• Buena iluminación: es la primera condición ambiental que hay que considerar, ya que con ella está demostrado que no sólo se tiene mejor rendimiento, sino que se evitan problemas visuales. 

• El factor acústico: “Es aconsejable ubicar el área de estudio lo más alejado de las fuentes de ruido, especialmente de las zonas de conversación, pues la voz humana es la principal fuente de distracción”, indica Montt. 

• La temperatura: tanto el frío como el calor provocan efectos indeseables. El primero genera inquietud, mientras que el segundo, sopor e inactividad. Ambos dificultan la concentración. 

• El mobiliario: está claro que lo mínimo es contar con una silla de respaldo recto, una mesa con la amplitud necesaria para disponer el material de estudio y estantería para colocar libros, carpetas y útiles de escritorio.

La seguridad es esencial

Cuando los niños dejan de ser bebés se vuelven cada vez más curiosos. A partir del año acceden a lugares muy peligrosos. Y la cocina es uno de los sitios donde más accidentes se producen.

Una de las causas más frecuentes de intoxicación en niños es la toma por error de productos de limpieza. Se puede evitar poniendo un cierre de seguridad en los armarios y, si es posible, colocar esos productos en un lugar alto. No se debe olvidar apagar los electrodomésticos como la tostadora, cafetera o microondas, cuando no los usemos. Es mejor colocarlos en un lugar alejado, para que no los agarren y se les caigan encima. 

También representa un peligro la puerta del horno de la cocina que desprende calor cuando está encendido y el pequeño puede quemarse si se apoya en ella. Con estos consejos, estar en la cocina no tiene por qué ser inseguro para los  más chicos de la casa. 

Un proyecto inmobiliario que recoge las nuevas tendencias en diseño, decoración y equipamiento es condominio Los Nogales, de inmobiliaria Imsa-Adportas. Ubicado en Chicureo Norte, el desarrollo urbano busca entregar un lugar para disfrutar de la naturaleza. En cada una de las casas hay detalles únicos, son viviendas de estilo mediterráneo y chileno, con innovadoras terminaciones tanto en el interior como en el exterior.

En Los Nogales, ubicado en Santa Elena en Chicureo Norte, podrás encontrar casas de tres dormitorios rodeadas de un entorno único lo que permitirá que tu familia pueda gozar de la naturaleza.