A las 23.16 del 15 de agosto de 1977, el radiotelescopio Big Ear captó una señal de radio desconocida por 72 segundos. Hasta ahora, es la única comunicación confirmada científicamente que podría ser de origen extraterrestre.

Desde la constelación de Sagitario

Fueron exactamente 72 segundos en que el radiotelescopio de la Universidad Estatal de Ohio, Estados Unidos, recibió esta señal que provenía desde la Constelación de Sagitario y que tuvo una intensidad 30 veces mayor a la del ruido de fondo, un sonido constante que posee el cosmos y que se considera el eco de la gran explosión que dio origen al universo.

Pasaron algunos días cuando el profesor Jerry Ehman se percató de la comunicación, mientras revisaba los registros de la computadora que almacenaba todos captados por Big Ear. Al analizarlo, anotó en el papel la palabra “wow”, ante la sorpresa, lo que al final le dio el nombre a la misteriosa señal.

¿Es o no extraterrestre?

La señal existió, eso es un hecho científico, la duda que queda es si se trata de un mensaje de alguna civilización avanzada que posee un potente transmisor o alguna señal que provenía de la misma tierra o de algún fenómeno astronómico.

La extensión de los 72 segundos responde a que el radiotelescopio de Ohio es fijo y sólo rastrea utilizando el movimiento de rotación de la tierra, pasando por cada punto exactamente 72 segundos.

Después de este hecho, se revisó y se rastreó la zona de origen del posible mensaje, pero nunca se pudo encontrar algo.

Las teorías al respecto, a parte de ser una comunicación extraterrestre, apuntan a que pudo ser una señal terrícola que rebotó en un satélite y llegó al radiotelescopio o la entrada de algún cometa al sistema solar, hecho que puede generar un sonido al recibir la radiación solar.

Pero más allá de las investigaciones, aún no se puede identificar el origen de una señal que podría ser el primer mensaje de origen extraterrestre.

PUB/AOS