El 1 de abril en el Reino Unido se celebra el Día de las Bromas, algo similar a lo que conocemos como el Día de los Inocentes, donde se acostumbra realizar humoradas. Pero el trabajador de Home Store de Kingsteignton, Benjamin Chope, fue más allá.

El joven de 24 años mezcló un alto contenido de viagra en la comida y bebidas de su jefe, Daniel Webber, gerente de la tienda. La humorada tomó otro cariz cuando comenzó a sufrir fuertes dolores y complicaciones que gatillaron en que fuera hospitalizado.

Al final, la broma de Chope fue a parar a tribunal, donde fue acusado formalmente por administrar ilegal y maliciosamente veneno u otra sustancia nociva. El juez de primera instancia determinó que el caso pera grave y debería ser abordado por una corte superior. Por el momento, el joven quedó en libertad bajo fianza y con estricta prohibición de acercarse a Webber.

 

PUB/AOS