Una agencia de protección al consumidor de Estados Unidos anunció hoy la retirada del mercado de 2,8 millones de lavadoras de la marca Samsung por lo que aparenta ser un defecto de fabricación.

El anuncio se conoce después de los problemas que ha encontrado la empresa surcoreana por la retirada de los modelos de su teléfono Galaxy Note 7 por casos de ignición espontánea.

El nuevo caso fue anunciado por la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor y afecta a 34 modelos de lavadoras con carga superior por "riesgo de sufrir lesiones por impacto".

Según la agencia oficial, "la tapa de la lavadora puede desprenderse inesperadamente del chasis de la máquina durante su uso", lo que presenta riesgos para quienes la utilizan.

La decisión fue anunciada después de que Samsung recibiera 733 reportes de lavadoras "que mostraron una vibración excesiva o se les desprendió la tapa del chasis de la máquina".

"Hay nueve reportes relacionados de lesiones, incluida una fractura de quijada, un hombro lesionado y otras lesiones por impacto o relacionadas con caídas", dice el aviso de la comisión.

La agencia recomienda a los usuarios de los modelos especificados que contacten a Samsung para una reparación gratuita, un reemplazo por otra lavadora de un modelo distinto o un reembolso.

De acuerdo con la información oficial, los modelos mencionados fueron fabricados en Corea, China y Tailandia. 

 

PUB/AOS