Una mujer estadounidense de 44 años decidió vengarse de una manera bastante insólita de su jefe, al enterarse que había ganado el premio mayor de la lotería de Nueva York.

Todo comenzó el viernes de la semana pasada, cuando la mujer se enteró de que se había adjudicado tres millones de dólares en el juego de azar y comenzó a fraguar la venganza.

Sin comentarle a nadie de su premio, regresó el día lunes con una idea fija, dejarle un oloroso regalo a su jefe en la empresa de mensajería en la que trabajaba.

Para ello se preparó todo el fin de semana consumiendo comida altamente condimentada y evitando su paso por el baño.

El día de la venganza, la sorpresa fue mayúscula cuando el gerente encontró a la mujer sobre su escritorio. “Abrí la puerta y descubrí a la empleada con los pantalones abajo defecando masivamente sobre mi escritorio”, relató el afectado.

La prensa local informó la historia en la que la mujer aseguraba que de todas maneras la venganza “valió la pena”.  

PUB/NL