Un grupo de investigadores de hechos paranormales fueron contactados por vecinos de una casa en la localidad inglesa de Kingston-upon-Hill tras los extraños ruidos que provenían del lugar.

Sin embargo, al llegar al recinto se encontraron con una sorpresa: en el sitio filmaban una película pornográfica.

Al abrir la puerta del recinto, hallaron a una pareja teniendo relaciones sexuales, mientras otras dos grababan la escena.

Mike Covell, uno de los investigadores que llegó al lugar, relató al diario Hull Daily Mail cual fue la reacción de los "actores" tras ser sorprendidos.

"Cuando nos vio, empujó al chico para que parara, y éste salió corriendo", indicó el hombre.

PUB/CM