En China un hombre que se dedica a la venta de muebles de 56 años de edad se convirtió en el propietario del perro más caro del mundo, la raza del perro es 'mastín tibetano' por el que tuvo que pagar 12 millones de yuanes ($1,937,197.68 millones de dólares).

El hombre lo compró en una subasta de mascotas. Esta raza se ha convertido en un símbolo de estatus para los millonarios, ya que los consideran como animales de la suerte, que traen salud y seguridad.

En el año 2011 se subastó otro mastín tibetano en 10 millones de yuanes ($1,614,000 millones de dólares), se llamaba 'Big Splash' y lo adquirió un magnate del mismo país, así lo publicó el sitio Metro.