Max Spiers es un ufólogo inglés que fue hallado muerto en Polonia en junio pasado, justo en momentos que se preparaba para una conferencia en donde daría nuevos detalles en el ámbito que más le apasionaba en la vida: la vida en otros planetas.

Según informa The Telegraph, las autoridades indicaron que el deceso del hombre se debió a causas naturales. Sin embargo, la madre del británico opina lo contrario.

La mujer estimó que el gran conocimiento que tenía Spiers sobre los extraterrestres puede ser la causa de su muerte. Esto, debido a que días antes del trágico hecho le envío el siguiente mensaje: "Si me ocurre algo, que lo investiguen".

"Creo que Max había estado cavando en algunos lugares oscuros y temo que alguien lo quisiera muerto", señaló la mujer.

El bloguero Craig Hewlett, quien también es experto en la temática ovni, se sumó a las voces que cuestionan la explicación oficial sobre la muerte de Spiers. "¿Si no fuera cierto aquello de lo que hablaba, por qué habrían de matarlo? Las personas sanas no se enferman y mueren, son envenenadas", explicó.

Pese a esto, no todas las voces están de acuerdo con estos pensamientos. "La muerte de Max Spiers fue una tragedia, pero después de haber dirigido el proyecto sobre ovnis del gobierno del Reino Unido, juro que no andamos por ahí matando a los investigadores de ovnis", sostuvo en su cuenta de Twitter el periodista y especialista en ufología Nick Pope. 

PUB/CM