Al parecer ese viejo cliché puede tener algo de verdad: los genitales masculinos sí pelean con el cerebro por dominancia. Bueno, dominancia de los nutrientes por lo menos. Un nuevo estudio en el Journal of Neuroscience mostró que los testículos pueden absorber nutrientes que necesita el cerebro para funcionar normalmente. Mientras que el estudio fue hecho con ratones, es el primero en probar de forma oficial que existe una riña entre arriba y abajo. Al parecer tus amigos allá abajo han estado traicionando al cerebro todo este tiempo. Y eso que los cuidamos todo el tiempo.

Los científicos mostraron que los ratones macho que eran deficientes en un nutriente específico desarrollaron problemas de movimiento y sufrieron convulsiones. Y esto es lo más tenebroso: la función cerebral mejoró cuando los ratones fueron castrados. Básicamente porque los testículos estaban quedándose con los nutrientes que necesitaba el cerebro.

¿El nutriente en cuestión? Selenio. ¿Qué es el selenio? No entres en pánico aún. Se encuentra en pescado, nueces y plantas cultivadas en tierra rica en selenio. Así que, en su mayoría, los hombres obtienen el selenio que necesitan. Pero los niveles bajos de selenio puede vincularse a desórdenes psiquiátricos como la esquizofrenia. Y vale la pena reconocer que la esquizofrenia se sufre más en hombres.

Los científicos dicen que el debate tiene sentido: el selenio es crucial para la fertilidad en los testículos y cosas como control motriz y la función cognitiva del cerebro. De nuevo, probablemente ya tengas suficiente, pero el neurocientífico Matthew Pitts ofreció esta explicación: "los hombres tienen un riesgo más alto porque tienen un órgano adicional llevándose los recursos que podrían ir al cerebro".

La posibilidad de que esto sea un problema es muy baja si te cuidas. Pero por si las dudas, come un poco de atún o nueces brasileñas si estás del lado vegetariano. Sólo para asegurarte que tus órganos masculinos no te estén quitando cosas importantes.