Falleció el domingo el oso polar Arturo, en el zoológico de Mendoza, informaron autoridades de parque. El animal dejó de existir a los 31 años, después de superar ampliamente la expectativa de vida de estos mamíferos.

El oso Arturo generó expectación en 2014, cuando se aseguró que sufría depresión, principalmente por el tiempo que llevaba soportando las altas temperaturas que caracterizan a la ciudad transandina.

Fue así como se desató una campaña internacional para que el animal fuera trasladado a una reserva en Canadá. Esta opción fue descartada por la delicada salud en que se centraba el último oso polar que vivía en Argentina.

"El preciado animal falleció por un desbalance hemodinámico, lo que desencadenó en una descompensación multisistémica", aseguró el gobierno de Mendoza, según La Nación, de Argentina.

 

PUB/AOS