La Policía de Amsterdam reconoció que acudió al rescate de una mujer aparentemente inconsciente en su domicilio tras el aviso de varios vecinos, para posteriormente descubrir que se trataba de una muñeca sexual.

En un mensaje publicado en su página de Facebook, la Policía del distrito oeste de la capital holandesa admitió que los agentes llegaron a forzar la puerta de una vivienda y que entraron con desfibriladores al pensar que la mujer podría haber sufrido una parada cardiaca.

"Era una mujer sin vida, hecha de plástico y rellena de aire", señaló el cuerpo policial en su mensaje.

Tras observar a una mujer en ropa interior y sin moverse en el interior de una casa, los agentes llamaron a la puerta varias veces sin recibir respuesta, lo que motivó que entraran a la vivienda derribando la puerta, según el diario Telegraaf.

Según ese medio, la Policía decidió retirar a la muñeca de la ventana para que ningún otro vecino se alarmara por su inmovilismo.

PUB/VJ