Irina Shayk se ganó un nombre en el mundo de la moda cuando en 2011 se transformó en la primera modelo rusa que logró una portada de la revista Sport Illustrated Swimsuit. Ahí consolidó una carrera en las pasarelas que comenzó en 2007.

Pero Shayk alcanzó fama mundial, más allá del mundo de la alta costura cuando inició un romance con el jugador del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, una relación que se extendió entre 2010 a 2015.

Ahora, con 30 años de edad y en una relación con la estrella de Hollywood Bradley Cooper, Irina se desnuda en la revista GQ Italia, en una entrevista de Riccardo Tisci, director artístico de Givenchy, que va en la portada de la edición de septiembre.

Revisa acá algunas fotografías de una sesión a cargo de Mario Sorrenti.

 

PUB/AOS