Hay criminales simplemente tontos. No solo los que suelen aparecer en los videos de Discovery ID, disfrazados con medias y que tratan de asaltar, de manera ridícula, las tiendas de abarrotes (o que andan ebrios y son atrapados en un segundo por la policía). Tampoco como toda la tanda de malhechores dignas de los Looney Tunes, que intentaban cometer crímenes siendo lo más evidentes posible y también con productos de pésima calidad marca ACME.

El que fue detenido recientemente en Nueva York es mucho peor que todos estos. Se disfrazaba de hombre anciano para traficar drogas. Lo peor es que su disfraz estaba tan bien elaborado, tan creíble y tan profesional, que muchos  le creyeron su actuación por mucho tiempo.

Twitter

Foto:

Pero no todo dura: muy al estilo de "Scooby Doo" (en el que los monstruos horribles siempre eran villanos disfrazados), las autoridades descubrieron su complot. El "respetable hombre" tiene 31 años y se llama Shaun Miller. Es de Hyannis Port y en abril ya había sido acusado de distribuir heroína. Quien lo creyera, ¿verdad? 

Además, Shaun tenía dos armas cargadas dentro de una cesta de lavandería dentro de su casa de Yarmouth. Ahí se escondía y tenía 30 mil dólares, reportó el portal "New York Daily News". Por ahora, muchos se burlan de la captura de la policía local y del criminal. 

Otro criminal célebre por su disfraz

Hace dos años, un estudiante, de la Universidad de Lehigh en Pensilvania, disfrazado como el “Teletubbie” amarillo “Laa-Laa”, robó comida china en Estados Unidos. Y se hizo famoso por su modus operandi. 

Getty Images

Foto:

El sujeto, identificado como Terez S. Owens, ingresó a la casa de un amigo para asaltar el refrigerador y llevarse las sobras de comida china en su mochila.

Según el sitio Lehigh Valley Live, los dueños de la propiedad no planeaban presentar cargos contra Owens, hasta que encontraron que una puerta fue dañada mientras intentaba escapar.

El estudiante de 20 años tuvo que pagar por los daños y enfrentó un juicio por los cargos de conducta criminal y alteración al orden público. Por supuesto, esto quedará registrado en su expediente.