La imagen de un perro con tatuajes en su cabeza y cuerpo, generó repudio en las redes sociales y le costó una denuncia ante la justicia a su dueño, luego que esta publicara la fotografía para hacer alarde del trabajo que había realizado en el animal.

El tatuador profesional de posos de Caldas, en el estado de Minas Gerais en Brasil, utilizó el cuerpo del animal como lienzo para plasmar un ancla y un diamante en el hocico de su mascota.

La imagen generó tanto malestar en las redes sociales, que el joven identificado como Emerson Damasceno debió eliminar la fotografía de su cuenta.

Ante la publicación, una escuela de veterinaria brasileña denunció los hechos a la justicia y la policía local ya se encuentra investigando al tatuador por maltrato animal.

La novia de Damasceno trató de defender al joven a través de la misma red social donde se viralizó la imagen, asegurando que el sujeto tatuó a su perro porque estaba seguro que ello lo protegería contra el cáncer.

Ante esta respuesta veterinarios entraron a la discusión y aseguraron que los tatuajes podrían generar problemas epidérmicos en el animal, y se mostraron preocupados por la posibilidad de que el perro sufriera alguna infección por los productos utilizados.

PUB/NL