El fin de semana, un usuario de Twitter publicó una fotografía desde abajo de uno de los pilares de la carretera A Coruña, en Galicia, España. En la imagen se aprecia que el soporte evidentemente no calza con la carretera.

La imagen de @AmoedoCom generó una ola de cuestionamientos a la obra, y todos los dardos apuntaron al Ministerio de Fomento. Tal fue la presión y volumen de criticas que se volcaron sobre la red del pajarito, que la secretaria de Estado salió al paso.

Usando su cuenta en Twitter, el ministerio respondió: “La autovía AC-14 de acceso a A Coruña se ha construido con la previsión de una ampliación a un tercer carril. Por este motivo los dinteles de las pilas se han ejecutado con un sobredicho que permitirá el alojamiento de las futuras vigas de los tableros de los viaductos ampliamos. De esta forma se reducen los costes y la complejidad de las obras de ampliación”.

La explicación de la autoridad no sólo transformó las críticas en alabanzas, sino que también se destacó la actitud del ministerio de salir al paso a una crítica realizada por un ciudadano común.

 

PUB/AOS