Es otra de las víctimas que ha dejado en México el crimen organizado, pero su personalidad juguetona, no deja ver las marcas que el violento cártel de Los Zetas dejó en “Pay de limón”.

Sólo sus llamativas prótesis dan cuenta de que algo ha pasado con este perro, que hasta  los diez meses de edad fue torturado por traficantes.

El animal cayó en manos de los delincuentes y logró ser rescatado en 2011, luego de que fuera encontrado en un basurero en la ciudad de Zacatecas, al centro norte de México, tras un operativo para detener a los cabecillas del sanguinario grupo

El cachorro había sido utilizado por los integrantes del cártel para practicar los métodos de tortura que después aplicarían en sus víctimas. Con ello, al animal le cortaron varios dedos de sus dos patas delanteras.

El animal fue abandonado sangrando y gravemente herido en el basurero, desde donde fue rescatado gracias a llamados anónimos que alertaron a agrupaciones animalistas.

El caso de “Pay de Limón” -que reproduce el sitio Infobae- ha conmocionado a México no sólo por la violencia de la que fue víctima, sino también por su historia de superación.

El animalito necesitó de mucho trabajo para que volviera a confiar en la gente, e incluso debió someterse a varias pruebas para la elaboración de sus prótesis.

PUB/NL