Caminaba por una calle del sector Little Village, en Chicago, Estados Unidos, y Joel Cervantes Macías se cruzó con una imagen que lo conmovió: un anciano empujando un pequeño carrito de helados. Tal fue el impacto, que le compró 20 helados para ayudarlo, pero creyó que eso no sería suficiente, y subió una fotografía del heladero a su Facebook y abrió una colecta en el sitio GoFundMe. 

"Me estacioné y tomé esta foto. Después le compré 20 paletas de helado y le di un billete de 50 y dije que Dios lo bendiga y me fui", contó al canal Telemundo.

Este anciano es Fidencio Sánchez, de 89 años, quien lleva 23 años empujando este carrito de “Paletas Poncho”, y que hace poco se había retirado por su avanzada edad. Sin embargo, problemas de salud de su esposa obligaron a Sánchez a volver a tomar su carro y salir a recorrer las calles para ganar 50 a 60 dólares diarios. 

Cervantes pensaba recaudar unos 3 mil dólares para ir en ayuda del anciano, pero la historia causó tanto impacto, que ya suma más de 250 mil dólares (casi 170 millones de pesos), y la colecta seguirá abierta por algunos días más.

Sánchez, entrevistado por Univisión, agradeció el cariño y el apoyo de la gente y aseguró que repartirá el dinero entre su iglesia en México y Chicago y sus nietos. Sin embargo, afirmó que no dejará de trabajar.

 

PUB/AOS