Hace cuatro meses la historia de BenBen, o Benmjamin Button, el gato más triste del mundo se volvió viral. Todo a raíz de una imagen en la que destacaban sus particulares ojos verdes, que le dieron el nombre por el que se hizo famoso.

El gato había llegado hasta un albergue de la Sociedad Contra la Crueldad a los Animales, en Londres, con heridas profundas, cortes en su rostro y un severo daño en su columna, todo producto de un ataque de otro animal.

Luego de que fuera estabilizado, BenBen finalmente fue adoptado, pero la familia lo devolvió por la seriedad de su condición médica. Una vez de regreso, el animal fue declarado inadoptable e incluso estuvo en la lista para que le aplicaran la eutanasia.

Sin embargo, una mujer conoció al animal a través de una web de caridad y decidió adoptarlo.

La mujer ha compartido en las redes sociales imágenes del gato más triste del mundo, y videos de su recuperación, ganándose rápidamente el cariño de sus seguidores.

La actual dueña de BenBen cree que en gran parte la recuperación del felino se debe a que en su casa se ha sentido a salvo.

PUB/NL