La justicia argentina dio la razón a un hombre que tras trabajar 22 años en una empresa de bebidas, fue despedido por la importante cantidad de pornografía encontrada en su computador. 

El hombre llevó el caso a la justicia, luego que la empresa argumentara que el despido era “con causa”, por lo que no le entregó la indemnización correspondiente. 

Los empleadores alegaron que el sujeto había almacenado “en una computadora y en un servidor de uso común una gran cantidad de archivos -fotos y videos- de contenido pornográfico”. 

El abogado del despedido, sin embargo, pudo demostrar que cualquier persona podía acceder al sistema utilizando el usuario de un compañía, por lo que no había pruebas de de que había sido su defendido el responsable de las descargas. 

Por este motivo, la empresa debió pagar una indemnización al hombre de medio millón de pesos argentinos, unos 22 millones de pesos chilenos. 

PUB/NL