La figura de Rodrigo de Triana es célebre en la historia del continente americano. Un personaje de poca monta, pero que estuvo en el momento y en el instante adecuado para quedar grabado en los libros de historia. Se trata del hombre que, desde el puesto de vigía de la carabela Pinta, divisó tierra, el 12 de octubre de 1492. 

Era el descubrimiento de un nuevo continente (pese a que Colón y su expedición no eran los primeros europeos en llegar a esa tierras) y desde esa fecha se iniciaría la conquista de América.

La historia de lo que vino después de aquel avistamiento es conocida, pero poco se sabe de la suerte que corrió ese vigía.

Su verdadero nombre

Rodrigo de Triana no era el verdadero nombre de ese marinero. Triana debe haber sido la localidad o barrio del que provenía. La historiografía no ha logrado zanjar el nombre preciso del vigía de la Pinta. Para algunos se llamaban Rodrigo Pérez de Acevedo, mientras que otros aseguran que su nombre era Juan Rodríguez Bermejo. 

El engaño de Colón

Más allá de la imagen idealizada que existe del descubridor de América, hay antecedentes que revelan que Colón poseía una personalidad muy fuerte, era dictatorial y de muy mal trato con sus subordinados. Rasgos de los que fue víctima especial Rodrigo de Triana. Los reyes de España habían prometido 10 mil maravedís (la moneda que regía en el reino español por esos días). Es más, el propio Colón también prometió un jubón (tenida de ropa de la época) de seda, como estímulo al primero que viera tierra.

Pero Rodrigo de Triana no recibió ninguno de los dos premios, pues Colón aseguró que las luces que había visto el vigía cerca de las 2 de la madrugada, él ya las había divisado horas antes.

Así que el marinero de la Pinta no sólo fue despojado de su recompensa, sino que también perdió el crédito del descubrimiento.

Al mundo de la piratería

Los pasos que siguió Rodrigo de Triana después de la expedición de Colón tampoco son claros, pero la tesis que más adeptos posee entre los historiadores es que el marinero, cansado de los abusos de Colón y de la corona española, habría dejado el cristianismo y se habría convertido a la fe musulmana.

Pero no solo eso, habría dejado todo de su anterior vida y habría emigrado a Marruecos, donde se unió al mundo de la piratería y donde habría encontrado la muerte aproximadamente en el 1535.

 

PUB/AOS