Italia se encuentra conmocionada luego que se destapara el caso de Verónica Panarello, quien asesinó a su hijo de 8 años Loris Stival.

Según informa La Stampa, la mujer cometió el crimen debido a que el menor la descubrió teniendo relaciones sexuales con su abuelo materno, Andrea Stival.

En un principio, Panarello aseguró que su hijo desapareció tras salir de clases, ya que fue al establecimiento y no lo encontró.

Sin embargo, la investigación policial demostró que la historia de la mujer no era cierta. El juez Andrea Reale revisó las imágenes de las cámaras de seguridad de la escuela y observó que estas no coincidían con el relato de la italiana.

Ante esto, la indagación siguió su curso hasta que se determinó que la responsabilidad de la mujer en el crimen, siendo condenada a 30 años de presidio.

PUB/CM