A lo largo de la historia han existido muchas preguntas que han llamado la atención de la humanidad, por ejemplo, ¿cuál es el sentido de la vida?, ¿fue primero el huevo o la gallina?, ¿qué le pasa a Lupita? En Chile, también hay versiones locales de cuestionamientos que no siempre tienen respuesta y una de esas preguntas quizás es esta: y a todo esto, ¿cómo le dicen a los berlines en Berlín?.

Antes que todo, cabe señalar que la repostería es una de las cualidades que destacan a Alemania, de hecho, la palabra “kuchen” usada con mucha frecuencia en el sur de Chile proviene del mismo vocablo alemán que significa “pastel”, de forma genérica. Así, un kuchen de manzana, en Alemania recibe el nombre de “apfel kuchen”. Pero, ¿y los berlines?

Pues bien, en Berlín estos panes dulces fritos y con un poco de crema reciben el curioso nombre “Berliner”, así tal cual. Y si bien su nombre completo es “Berliner Pfannkuchen” -que en términos estrictos signfica “pastel tipo crepé Berlín”- en el mercado común, a esta rica receta se le conoce con su nombre corto, “Berliner” que se traduce al español como “berlinés” o “berlinesa”.

¿Por qué ocurre esto? Pues bien, muchas cosas a lo largo de la historia se han denominado con el mismo nombre de su lugar de origen: así pasó con el champagne, que era una bebida típica de la región del norte de Francia, Champagne-Ardenne. De todas formas, tanto ese licor como los berlines traspasaron fronteras y hoy se consumen en todo el mundo. De hecho, hoy un panadero madrugó para hacerle berlines al periodista que escribió esto; periodista que además estudió cinco años en la universidad para escribir esto.  

PUB/JLM/CM