El amor de madre es una cosa excepcional y para muchas mujeres el vínculo que se forma al momento de amamantar, es parte fundamental en sus vidas.

Sin embargo, hay un grupo de mujeres que pese a que no han tenido hijos, deciden establecer relaciones adultas de lactancia materna.

Eso fue lo que decidió Jennifer Mulford, una camarera de Atlanta, en estados Unidos, que incluso decidió renunciar a su trabajo para poder amamantar a su novio, de 36 años, sin inconvenientes.

Jennifer se encontró con esta tendencia en internet en una página web donde se detallaban las implicancias de la “relación adulta de lactancia materna”.

"Cuando leí acerca de la lactancia materna podría crear vínculo entre dos personas que estaba envidiosa. Siempre he disfrutado de mis pechos se tocaron durante la relación sexual, más que nada por lo que sabía que iba a disfrutar de ella”, reproduce el diario The Sun.

Sin embargo, la mujer no tenía pareja en ese minuto, por lo que decidió buscar a un hombre que pensara como ella. Ahí es donde aparece Brad Leeson, un antiguo novio de la mujer.

Afortunadamente para Jennifer a Brad le gustó la idea. "Fue como una luz conmutada encendió en su cabeza. Me di cuenta por su voz que era curioso y excitado ".

Debido a que Jennifer no había amamantado, no tenía leche, razón por la que decidió dejar su trabajo  y dedicarse por completo a su novio.

PUB/NL