Sharon Bertozzi, una mujer de California, se llevó una enorme sorpresa cuando encontró a un animal enfermo detrás de una maceta de cerámica colocada al lado de su puerta. Este animalito estaba tan enfermo, que ella no pudo adivinar de qué especie se trataba durante las cuatro horas que él se quedó descansando ahí.

Pensando en que se trataba de una perra, Sharon buscó la manera de ayudarla, hasta que se dio cuenta que no se trataba de una perra, sino de una coyote, tal y como lo narró a través de Facebook:

“Ella estuvo escondida detrás de una maceta que estaba al lado de mi puerta cerca de cuatro horas, hasta que me di cuenta que era una coyote. Mi corazón sufrió por ella, y no tengo manera de agradecerles lo que están haciendo por ayudarla”, escribió la mujer en la cuenta de la asociación que rescató a la coyote que recibió el nombre de “Princess”.

"Princess" en realidad no era una perra.

"Princess" en realidad no era una perra.

Vía facebook.com/folsomanimalservices

Foto:

Miembros de la asociación “City of Folsom Animals Services” llegaron al lugar tras una llamada de Sharon, para identificar al animal y rescatarlo. Pero, incluso ellos, creyeron en primera instancia que se trataba de un perro.

Primero creímos que era un perro muy enfermo y viejo. Después de una mejor revisión, supimos que se trataba de una joven coyote con un grave caso de sarna”, escribió la asociación en su página oficial.

“Princess” fue llevada de inmediato al Gold Country Wildlife Rescue, un refugio para animales abandonados ubicado en Loomis, California. La sarna provocó en ella la pérdida de su cabello, picor en el cuerpo e irritación en la piel; pero eso no fue todo, también sufría por una intensa deshidratación.

La coyote comenzó a mejorar de forma casi inmediata. A su llegada al Gold Country Wildlife Rescue, “Princess” recibió fluidos para rehidratación y medicamentos para combatir la sarna. Luego recibió un baño para eliminar la piel muerta, y hacerla sentir mejor. Al siguiente día, ella comenzó a rascarse menos y a comer más.

Los coyotes pertenecen a la familia "Canidae", misma a la que pertenecen los perros.

Los coyotes pertenecen a la familia "Canidae", misma a la que pertenecen los perros.

Pixabay

Foto:

¿Qué sigue para “Princess”?

Su recuperación se llevará varios meses más, en los que estará bajo el cuidado de los veterinarios del Gold Country Wildlife Rescue, y cuando esté totalmente restablecida, será liberada en su hábitat natural.