Padres orgullosos, nunca faltan. Y qué mejor que alardear de las hazañas de sus hijos en redes sociales, como muchos acostumbran a hacer. Pero Johnny Yuile, un policía de Nueva Zelanda, fue duramente criticado luego de sacar en un viaje de cacería a su hija de 8 años.

El paseo de fin de semana de padre e hija se convirtió en un sanguinario episodi. Y por supuesto, el el mismo Johnny, orgulloso, publicó en un grupo de Facebook llamado NZ Woman Hunters todo lo que pasó. En su posteo,  escribió lo que se retrataba en la triste fotografía: "Soy un padre orgulloso... miren a mi pequeña princesa ninja rosa con su primer cervatillo. Lo cazó con un disparo desde unos matorrales en la granja de un amigo el fin de semana pasado. Realizó un difícil tiro en bajada utilizando mi hombro como apoyo para disparar las balas de 7mm de papá a 40 metros de distancia".

En la primera fotografía se pudo ver al padre y a su hija con el cervatillo cazado y el rifle. Pero la segunda fotografía fue la que causó mayor revuelo. En ella se veía a la pequeña hija mordiendo el corazón tibio del ciervo recién asesinado. El mensaje del padre fue: "Luego de cazarlo, ella le dio una mordida a su corazón tibio y tembloroso".

Donde ella mató su primer ciervo y mordió su corazón aún tibio

Donde ella mató su primer ciervo y mordió su corazón aún tibio

Facebook

Foto:

Claro que esta imagen provocó un revuelo en redes sociales, donde la mayoría de los usuario demostraron su reprobación a lo que veían en las fotografías. Según el sitio Stuff, la hija declaró: "pienso que fue muy cool  porque me encanta cazar con mi papá y llevar un poco de carne para mi familia".

¿Y sobre la mordida del corazón? La hija dijo: "Una vez vi a mi tío hacerlo, así que decidí imitarlo. Y me supo bastante bien".