Un pescador chino, identificado como Liang, se transformó en protagonista de una particular historia luego que su red, además de los clásicos peces, trajera a un inesperado invitado: un ejemplar que para algunos es un pez, pero para otros un cocodrilo.

El hombre, como detalló The Sun, aseguró que en sus 20 años de actividad nunca capturó un ejemplar de estas características (ver galería), por lo que la duda ahora es si conviene venderlo o transformarlo en alimento.

Liang aseguró que no suele comer animales de los cuales no sepa nada, aunque comercializarlo tampoco es -por ahora- una opción, ya que al no saber su origen no puede determinar si una venta implique perder dinero.

Con sus 75 cm de largo, este animal posee un cuerpo largo y negro, mientras que su vientre es blanco. Su boca, además, es larga y cuenta con un número importante de dientes pequeños, pero afilados.

Amigos de este pescador indicaron que se podría tratar de un pez de origen sudamericano, lo que abriría otro debate.

El hecho ocurrió en la provincia china de Guangdong, en un pueblo llamado Homgwei.

PUB/VJ