Una inusual pista sigue la policía de la localidad de Wodonga, en Australia, para dar con el responsable de un robo en un centro comunitario de dicha ciudad.

Los uniformados llegaron el fin de semana hasta el recinto para buscar huellas digitales que les permitieran dar con el asaltante, sin embargo se llevaron una gran sorpresa cuando lo que en contaron fueron las huellas de sus nalgas, en una puerta de vidrio.

Según la información publicada por el diario The Age, el sargento de la policía de Wodonga, Shane Martin, llegó hasta el lugar para recopilar pistas y se encontró con la particular prueba.

“Ok, que tenemos aquí”, dijo Martin al enfrentarse con la marca tras reconocer que era la primera vez en su carrera que se enfrentaba con una huella de este tipo en una escena del crimen.

"Quizás lo hicieron por bromear o tal vez querían romper la puerta recostándose contra ella. Pero no entiendo por qué lo hicieron sin pantalones", dijo.

Los ladrones se llevaron del recinto un televisor y activaron un extinguidor contra incendios. La policía  busca a tres individuos en un vehículo negro, uno de ellos, el dueño de la marca.

PUB/NL