Patrice Brown es una profesora de Atlanta que se convirtió en la víctima de un nuevo caso de bullying a través de redes sociales.

Esto debido a que los apoderados del establecimiento donde hace clases la criticaron duramente luego que ella subiera una imagen en donde aparece realizando clases.

La molestia se sustenta en que la docente usaba un ajustado vestido, la que le hacía ver "muy sexy" acorde al reclamo de los padres de los alumnos.

Y aunque también sumó apoyos, el sistema de escuelas públicas de Atlanta ingresó al debate recordándole el código de vestimenta para los empleados y sobre el uso de redes sociales.

Ante esto, Brown borró todas las imágenes que había subido a Instagram que tuvieran relación con las clases que imparte, colocando un mensaje que dice "esto también pasará".

PUB/CM