Sarah Price decidió casarse por segunda vez debido a que en el momento de su primera boda (en 2000) tenía un problema de obesidad.

"Me sentí humillada el día de mi boda con mi primer marido, Lee, caminando por el pasillo con esos 140 kilos (308 libras) encima", expuso Sara al diario británico "Daily Mail".

Luego del momento tan bochornoso, ella decidió someterse a un tratamiento de hipnosis, donde le hicieron creer que tenía una banda gástrica para dejar de comer.

Al parecer el tratamiento funcionó y logró bajar la mitad de peso con ayuda de la hipnosis.

Luego de haber enflacado drásticamente, Sarah se casó por segunda vez para lucir mejor su figura y para unir su vida con su nuevo amor, Adam.

Miren la apariencia de Sarah en su primera y segunda boda.