Un sujeto intentó hacerse el gracioso con un acto que no tiene nada de chistoso, y sacó a un tiburón bebé del mar para una selfie. Sin embargo, más que una fotografía, el hecho le dejó un doloroso recuerdo.

En un lugar que no es identificable, pero se prevé que es en Estados Unidos debido al inglés de los interlocutores, el hombre intenta tomar al escualo con una mano, mientras con la otra sostiene una cerveza en lata.

Pero el tiburón no permitió la acción del individuo, pues lo mordió, por lo que logró liberarse de la situación.

El hecho provocó las risas de los acompañantes del hombre, mientras este comenzó a sangrar debido a la fuerza del mordisco.

PUB/CM