Sami Walton es una joven de 29 años que a simple viste se ve feliz: lleva años en una relación amorosa y tenía un buen trabajo. Sin embargo de la noche a la mañana quedó cesante debido a un problema: es fanática del sexo.

Según informó el diario inglés Daily Mail, la mujer tuvo un quiebre amoroso a los 20 años lo que le dejó como saldo dicho problema.

Ante esto, comenzó una danza de desconocidos que llegaban a su departamento para satisfacer las necesidades de la mujer.

Un día, despertó en un lugar desconocido y con un anónimo sujeto al lado, por lo que decidió ir al sicólogo, el cual le recomendó pastillas contra la ansiedad el 2010.

Esto, más el hecho de conocer a su actual pareja James, le ayudó a solucionar ese inconveniente. Pero en parte nomás.

“Al principio creía que me había sacado la lotería. Pero ahora veo que es sumamente agotador. Con todo, intento ser comprensivo”, señaló el hombre al medio, tras reconocer que ha llegado a tener relaciones sexuales con su pareja diez veces en el día y 40 veces en un fin de semana.

PUB/CM