Después de un día de trabajo, nunca es malo un descanso, aunque seas un rudo perro policial y lo único que tengas a mano sea un café.

Al parecer, eso no le importó a un ejemplar de la brigada K-9 de Twinsburg, Ohio (EEUU), quien fue llevado por su compañero hasta una cadena de venta de esta bebida para disfrutar de una particular preparación.

Una vez frente a la ventana, la vendedora solo tuvo que acercar el vaso para que el perro comenzara rápidamente a disfrutar del café, ante la sorpresa de todos. Finalmente, el conductor debió tomar el control de la situación y ayudarle.

A continuación pueden revisar el video que se tomó las redes sociales:

PUB/VJ