Dando vueltas por el mundo de las tendencias que vienen en decoración para AW 2016, nos encontramos con varias novedades en cuanto a estilo y decoración. Este año se van los frascos de cristal, las latas de conserva que se usaban para todo tipo de cosas, la pintura negra de pizarrón y las alfombras pesadas; se van también el turquesa –del cual tanto abusamos– y los cuadros o pósters “Keep calm” que tanto hemos visto. 

Bienvenidos los ambientes frescos y modernos, la mezcla perfecta de la sencillez de los colores, las fibras y texturas naturales terrosas; la madera, el barro y el mimbre en combinación con piezas de decoración más retro, menos en serie, más exclusivas (definamos exclusivo como aquello que hay pocos iguales), paredes dramáticas, azulejos con diseños, lámparas doradas.

En metales vemos que el cobre, el bronce y el oro rosa estarán presentes por lo menos 6 a 8 meses más, pero a finales de año vuelve con fuerza el look más industrial, más duro, con acero negro y menos pulido.

En las alfombras reaparecen con fuerza los colores neutros, todas las gamas de grises que existan, los nude, los beiges más sucios, todos los colores más naturales estarán muy presentes en las próximas temporadas. Y también veremos alfombras azulinas y verdes para aquellos que son más atrevidos.

Descubriremos muchas alfombras con patrones nórdicos, simples y equilibrados; la clásica panal de abeja, otras totalmente folk, las hippies también harán lo suyo. Este tipo de diseño estará en variados productos y materiales: papeles, telas, azulejos, etcétera.

Como una reacción a la cantidad de horas que pasamos conectados, habrá un mayor deseo por crear los “Quiet Room”, espacios en nuestras vidas en donde no estemos invadidos por lo digital. Esto no implica que sacaremos la televisión de la salita, sino más bien que éstas se transformarán en ambientes más cálidos, acogedores, calentitos, con muebles y sillones más relajados y cojines en el suelo. Las alfombras de lana de punto grueso con colores neutros y patrones no invasivos serán las protagonistas de estos espacios, aportando esa calidez y calor que buscan estos lugares.

Además, hay un tema con la materialidad de los productos. Textiles más naturales y nobles están full moda. El sisal, el yute y el algodón van a ser jugadores cada vez más protagónicos; hay todo un movimiento e interés por las materias primas nobles, lo hecho a mano y lo sustentable.

Para el último trimestre de este año –temporada SS 2016/17– veremos una propuesta más jugada, audaz, y mucho más fresca; se trata de llevar el jardín al interior y al centro de la casa. En las alfombras llegarán con fuerza los colores y patrones inspirados en la naturaleza, las texturas, los verdes salvajes, amarillos limón, fucsias, rosas, las flores, los diseños de hojas…. El jardín será la inspiración para la decoración del próximo verano.

Esto ya lo adelantan y lo podemos ver en la propuesta de grandes marcas de papeles murales y textiles.