Todo el tiempo estamos sacando fotos. Con sólo tener nuestro celular en la mano ya estamos frente a un elemento que nos permetirá “lucirnos” con una toma. Sin embargo, quedan ahí, en la virtualidad o guardadas en un computador. Pensando en esto y en mantener vivos los recuerdos, nace la propuesta de Migo. 

Bajo el lema “Vuelve al papel”, está especialmente pensado en los entusiastas de la fotografía y los nostálgicos de los formatos vintage; se trata de un innovador y amigable laboratorio tradicional (de química y papel fotosensible en minilab) ubicado en un barrio residencial de Providencia, que busca reactivar las imágenes en papel, de la mano con el crecimiento de la fotografía digital. Además cuenta con una tienda en el Drugstore que seduce todos los sentidos con su diseño fresco, transparente y flexible.

El verano es una época que convoca a guardar recuerdos, y aquí ofrecen simples pero atractivas ideas que alegran los espacios. Destacan los Woodies, fotos montadas en madera; los ochenteros bastidores o enmarcados tipo póster; imanes;  fotos en paspartú con marco, y los álbumes. 
Pero eso no es todo. Además es una tienda con productos que pretenden reactivar la motivación por volver a la foto papel, con rollos fotográficos, bolsos y correas.

“Queremos convocar a unir las antiguas y nuevas tendencias de la fotografía, siempre pensando en que las imágenes plasman vivencias y alegrías que no queremos olvidar. El verano es una época muy especial y repleta de momentos únicos que muchos registramos en fotos digitales en nuestros smartphones. La invitación es a llevar esos recuerdos al papel, con entretenidos formatos, muchos en estilo vintage”, explica Cristóbal Valdés, fundador de Migo (Las Azucenas 2997, Providencia. Mail: contacto@migo.cl)