Una nueva tendencia se observa en un tipo específico de nuevos propietarios: la preferencia por casas o departamentos insertos en microbarrios y condominios consolidados. Razones hay desde personales –quedarse en la comuna donde crecieron o cercanía con los padres– hasta los beneficios asociados que ofrecen –sobre todo cuando se está formando familia– como la seguridad para que los hijos jueguen y la vida de barrio.

Esa es la realidad que se vive en los grandes proyectos residenciales que se construyen en el sector poniente de la capital, especialmente en comunas como Maipú, Estación Central y Pudahuel, sin dejar fuera proyectos en Cerrillos, Padre Hurtado y otras zonas aledañas.

Casas de estándar superior

Hace ya algunos años se viene observando en Santiago Poniente el crecimiento de un nicho de casas de grandes prestaciones, con terminaciones de gran nivel y altos estándares, no vistos antes en proyectos en esta zona.

Un ejemplo de ello es Maipú. “A diferencia de lo que pasaba hace veinte años, la oferta de casas en Maipú hoy es muy heterogénea, con productos que parten en los 54 m y las UF 1.690, hasta proyectos de 140 m que incluso superan las UF 10.000, algo sin precedentes para esta comuna”, comenta Valeria Gori, gerente comercial de Socovesa Santiago.

Al crecimiento de la población de este sector se sumaron varias mejoras a nivel de infraestructura vial, la llegada del Metro y otras inversiones –tanto públicas como privadas– que consolidaron esta comuna como un subcentro autosuficiente dentro del Gran Santiago. “Estos avances han incidido directamente en el comportamiento de los clientes, que hoy buscan proyectos que respondan a sus aspiraciones, a sus sueños de familia, de espacio y trascendencia. En esa dirección nació Casaquinta, por ejemplo, un condominio de parcelas que interpreta las necesidades y exigencias de este nuevo consumidor”, adelanta la ejecutiva de Socovesa. ¿El resultado? Casas estilo chileno de 140 m construidos en terrenos que superan los 1.000 m. 

Casaquinta reúne lo mejor de una parcela y lo mejor de vivir en un condominio. Adicionalmente conjuga –de forma inédita en el mercado inmobiliario de la comuna– arquitectura y diseño en la creación de espacios funcionales y amplios, propios de segmentos premium. La arquitectura de la casa es en forma de L, ya que busca independizar los espacios en dos zonas, una privada (dormitorios) y otra pública (living-comedor, cocina y hall de acceso). Este diseño entrega una mayor espacialidad y volumen en la casa por la amplitud y las dobles alturas interiores en el hall y el living; además destacan los grandes ventanales, que permiten mayor luz natural y vista a los jardines.

Otra comuna que ha cambiado su oferta es Pudahuel. En la actualidad hay dos polos urbanos claramente diferenciados dentro de la comuna: los condominios asociados al eje de la Ruta 68 –que constituyen el barrio alto de Pudahuel– y la oferta inmobiliaria en el centro de la comuna.

Un proyecto destacado del primer grupo es Barrio Alto, en el Valle de Izarra, del consorcio Avellaneda Imsa-Adportas, emplazado en el kilómetro 14,5 de la Ruta 68. Tiene una ubicación privilegiada y rodeado de naturaleza, y su desarrollo dispone de importantes avenidas que dan origen a diversos sectores residenciales con un acceso único y control con portería.

Lomas de Lo Aguirre es otro emblemático –y ya consolidado– proyecto de la zona. Ubicado en el kilómetro 11 de la Ruta 68, este condominio contempla la venta de casas y sitios que promedian los 780 m. Las viviendas poseen hasta 600 mde terreno, con sala de estar, living y comedor separado, dormitorio y baño de servicio, y teléfono y TV cable instalado.

Vida en altura

Los nuevos departamentos también han dado un giro en los últimos años. Hoy  se venden unidades con ambientes más amplios, equipamiento comunitario de gran estándar y áreas verdes para disfrutar de calidad de vida, pero insertos en medio de la ciudad.

Una de las comunas que ha despegado y que ofrece dichas prestaciones es Estación Central, área consolidada y atractiva en la compra de viviendas, con los beneficios de Santiago Centro pero a precios de hasta UF10/m menos. Zona con un gran potencial para el desarrollo inmobiliario, “tiene mayor demanda de familias jóvenes que vienen de comunas cercanas pero que quieren instalarse en el centro de la capital. Además destaca como gran atractivo para inversionistas, por su alta demanda en arriendos”, explica Claudia Zapata, gerenta comercial de Paz Corp.

Si hablamos de polos de desarrollo en la comuna, sobresale la esquina de Alameda con Padre Hurtado, que cuenta con estación de Metro y fácil acceso a importantes ejes viales y autopistas. Justamente ahí Paz Corp desarolla su proyecto Centro Alameda, un conjunto de tres edificios de departamentos y uno de oficinas. “Centro Alameda se ubica en Toro Mazotte 64 y cuenta con departamentos de 1, 2, y 3 dormitorios. El proyecto destaca por su diseño moderno y terminaciones de muy buena calidad. Pero el mayor distintivo de Centro Alameda son sus espacios comunes, full equipados para todas la necesidades: piscina en primer piso, quinchos en azotea, lounge habilitado con Wifi, salón gourmet, gimnasio equipado, sala de juegos para niños, central de lavado y secado, entre otros”, comenta Zapata.

En Maipú también se ha visto cómo condominios de edificios de baja altura se han posicionado entre los más solicitados por nuevos propietarios, que buscan vivir en edificios con pocos pisos y más exclusivos. Estas características ofrece el condominio y parque El Descanso, de Inmobiliaria Fernández Wood. “Es un proyecto de departamentos de mediana altura en un terreno de tres hectáreas totales, que se realizará en tres etapas. Lo más destacable es su ubicación estratégica, a pocas cuadras de las estaciones de metro Las Parcelas y Montetabor, de la Autopista Vespucio Express y el Mall Arauco Maipú”, señala Cecilia Celis, gerente de marketing de la inmobiliaria. Comprende departamentos de 2 y 3 dormitorios que destacarán por su alto estándar y distribución inteligente. Pero por sobre todo es un proyecto que destaca por su baja densidad y gran cantidad de áreas verdes. Contará con un parque central de 11.600 m aproximados, con pérgolas, senderos interiores y juegos infantiles.

Santiago Poniente el crecimiento de un nicho de casas de grandes prestaciones, con terminaciones de gran nivel y altos estándares, no vistos antes en proyectos en esta zona.