El diseño de autor en la arquitectura siempre ha existido; sin embargo hoy es casi un fenómeno a gran escala el número de casas de autor que vemos en diferentes lugares de Chile, lo que hace algunos años era sólo privilegio de una pequeña elite.

Por ejemplo, es interesante el fenómeno inmobiliario que vemos en las parcelas de agrado. Ya no basta con ofrecer los clásicos 5 mil m en una zona campestre o inserta en la naturaleza. “Algunos grupos inmobiliarios y operadores proponen, además de la naturaleza, vialidad, servicios comunes, una urbanización de primer nivel y equipamientos comunes que logran cautivar a los compradores, por lo general jóvenes del segmento ABC1, con hermosas vistas, bordes de lago, que dan pie a una propuesta arquitectónica más moderna y de diseño”, señala Francisco Pizarro, agente inmobiliario de RE/MAX Quality. En Santiago “han aparecido zonas emergentes como Chicureo, Batuco y Lampa, con terrenos en  promedio de 5.000 metros a buen precio, lo que da pie a la posibilidad de construir a valores asequibles y de mejor arquitectura”, agrega.

Entre las ventajas de las casas a pedido se destaca el poder conversar, entre arquitecto y mandante, las expectativas que se tienen sobre el lugar en el que se va a habitar. Cada persona o familia es distinta y eso se traduce en modos de vivir diferentes, “y es ahí donde nosotros como arquitectos debemos dialogar y llegar a acuerdos entre nuestros intereses profesionales y las necesidades o expectativas de un cliente”, detalla Camilo Palma, arquitecto de la oficina Abarca Palma.

Diseño de autor

En ese sentido, la zona norte de la capital ha dado pie a numerosos proyectos a pedido. Uno de ellos es la  “Casa Munita”, de Arias Arquitectos Asociados y Surtierra Arquitectura, en base a una vivienda unifamiliar de 275 m que se emplaza en un terreno de 5.000 m. El proyecto busca lograr un impacto mínimo sobre el medioambiente y el máximo aprovechamiento de las energías pasivas, usando un sistema constructivo en base a Terra-panel (tipo de adobe), para asegurar la eficiencia térmica.

También los arquitectos de B+V recibieron un singular encargo: debían levantar una vivienda, “Casa Ocho”, en una parcela de 2.500 m utilizando como punto de partida dos domos geodésicos prefabricados. Estos elementos son bastante limitados en su espacialidad y, por lo tanto, fueron incorporados a través de un zócalo. Con él multiplicaron su área útil, generando sombreaderos y terrazas, y cualificando el interior a través de espacios de doble altura.

Un ejemplo de presupuesto ajustado es la apuesta desarrollada por el estudio Abarca Palma en el proyecto “Casa Lampa”. “Desarrollamos una casa en madera, la que se enfrenta a condiciones climáticas particulares, considerando que Lampa tiene oscilaciones térmicas muy extremas, con veranos muy calurosos e inviernos muy fríos, pero además un contexto natural muy potente, con cerros que rodean todo el entorno. Hicimos una casa de 60 m interiores que se caracteriza por una cubierta de 100 m que protege a la casa del exceso del sol y la lluvia”, detalla Camilo Palma.

Destaca también la casa “Álvarez Marshall”, de Tidy Arquitectos. El encargo se emplazó en un terreno de 5.000 m en la zona de Chicureo, con una vivienda principal en dos niveles de 261 m, unida a una vivienda menor de 125 m en un piso. Desde el exterior del predio ambos volúmenes se perciben como un solo cuerpo, alargado y hermético.

Otra propuesta arquitectónica son las casas modulares de Tecno Fast. “Los reconocidos arquitectos nacionales Felipe Assadi y Mathias Klotz aceptaron el desafío que les propusimos y crearon diseños propios que se unen de forma armónica a nuestro sistema, entregando hogares atractivos y con todas las comodidades para nuestros clientes”, señala Cristian Goldberg, gerente de Rental y Home de Tecno Fast. La idea principal es romper con el estigma que las casas modulares no tienen diseño; “por eso nuestras casas están diseñadas por los mejores arquitectos, y entregan características únicas dentro del mercado inmobiliario”, agrega.

Las casas Assadi proponen un diseño moderno que privilegia la integración con el entorno, junto con amplios espacios y terminaciones de primera categoría, mientras que las casas Klotz –cinco modelos diferentes– están proyectadas en espacios que van desde los 96 m hasta los 174 m. Cada una de ellas contempla espacios cómodos revestidos en madera blanca que le otorgan una luminosidad agradable, convirtiéndolas en ideales como primera vivienda.

El mismo Mathias Klotz diseñó para Socovesa el proyecto Singular, condominio ubicado en la zona de Chamisero. “Destaca por su arquitectura única, donde cada espacio ha sido diseñado funcionalmente para un mejor vivir. Singular se caracteriza por tener casas que se adaptan a cómo viven las personas, lo que buscan, necesitan y quieren en cada uno de sus espacios”, señala Ana María Irarrázaval, gerente de marketing Socovesa Santiago.

Desarrollo residencial

Otro fenómeno que se ha materializado en la zona norte ha sido el progresivo aumento de edificios de departamentos. En áreas donde antaño predominaban casas, hoy se levantan cada vez más edificaciones en altura, especialmente en la zona de Huechuraba.

Si bien la oferta de casas en esta comuna sigue siendo variada, hay proyectos de departamentos muy atractivos, con buena conectividad hacia Vitacura, Las Condes y Providencia. “Lo novedoso son aquellos que ofrecen laguna con playa, estacionamiento para lavado de autos, bicicleteros, entre otros servicios, lo que atrae a familias con niños que gustan de vivir en un entorno tranquilo y cercano a sus lugares de trabajo y colegios. Todo eso sumado a precios atractivos hacen que exista una gran demanda”, comenta Francisco Pizarro, de RE/MAX Quality.

Es el caso de Constructora Francisco Lorca, que en Huechuraba –al pie de los cerros que dominan el valle– emplazó su proyecto Altavista Huechuraba. Su arquitectura privilegia departamentos con una atractiva vista, convirtiéndolo en un imponente mirador del valle.

Para quienes buscan exclusividad, Departamentos de Hacienda, de Inmobiliaria Manquehue, se levantan en medio de una reconocida cancha de golf de 18 hoyos, con un paisaje mediterráneo de más de 5 hectáreas en Chicureo. Cada edificio no tiene más de 9 departamentos, con superficies interiores que van desde los 195 m a los 260 m.

Pero sin duda en Huechuraba siguen reinando las casas, destacando entre los proyectos nuevos, por ejemplo, el condominio Punta Nogales de Socovesa, cerca de la intersección de Pedro Fontova con Vespucio. Las casas tienen un look exterior mediterráneo que va en sintonía con la propuesta de interiorismo, donde es protagónico el patio de luz, que da mayor luminosidad a los recintos públicos.

De la misma inmobiliaria –pero en Piedra Roja– Alkura es un proyecto que cuenta con doble altura, integración de espacios interiores y exteriores y patios de luz, elementos que dan espacialidad y amplitud a la casa, lo que se traduce en un mayor confort y mejor vivir.

Otra novedosa propuesta es la de Inmobiliaria Lo Campino en Quilicura, que con casas mediterráneas y townhouses (o depto-casas) constituye la nueva oferta que se está comercializando en Valle Lo Campino, productos que en promedio bordean las 5.000 UF. Uno de los desarrollos es Casaterra, modelos mediterráneos con valores desde las 6.195 UF, que contempla zonas de gran espacio y luminosidad, en superficies que oscilan entre las 121 y 157 m. El otro modelo son las Town Houses, con tres niveles y mínima densidad.