Ya es una realidad. El techo del Centro Cultural Gabriela Mistral, GAM, cuenta con el sistema fotovoltaico más grande de la Región Metropolitana, representando un salto en tecnología y desarrollo sustentable. La implementación de este proyecto, con 100 kilowatt de capacidad instalada y desarrollado a través del Programa de Techos Solares Públicos del Ministerio de Energía, generará energía eléctrica suficiente para abastecer 70 casas, 1.500 luminarias públicas, 82 funciones de artes escénicas o musicales o 75 actividades de formación de audiencias al año.

“Esto le va a permitir al GAM utilizar dicha energía para sus propósitos culturales, pero también le permitirá inyectar la energía que no es consumida, y así destinar los recursos a otros aspectos que sean de relevancia. Con este tipo de iniciativas estamos ayudando a que Chile tenga energía más limpia y más barata”, sostuvo el Ministro de Energía, Máximo Pacheco.

“Es una gran noticia, ya que este edificio nació marcado por la innovación. El haber incorporado paneles solares significa añadir nuevos y fructíferos años de vida al edificio de la Corporación Centro Cultural GAM”, explica Miguel Lawner, arquitecto nacional e impulsor del edificio en el marco del UNCTAD.

Se sabe que los costos de mantención son uno de los mayores gastos en que deben incurrir edificios de estas características, especialmente aquellos del sector público. Por este motivo, para el Ministro de Cultura, Ernesto Ottone, el “poder asimilar ciertas medidas más innovadoras en ahorro de energía, pero también ser partícipes de la inyección, es uno de los propósitos de cualquier centro cultural, que son espacios públicos al servicio de la ciudadanía”.

En este sentido, con la instalación de los paneles solares, la Corporación Centro Cultural GAM estará ahorrando –aproximadamente– 8 millones de pesos por año de aquí al 2040 (con 25 años de vida útil), equivalentes al 10% del consumo del edificio. Asimismo, contribuirá a mitigar los efectos del cambio climático, evitando la emisión de aproximadamente 40 toneladas de CO2.

Este proyecto es uno de los 38 que ya están construidos o en etapa de construcción en el Programa de Techos Solares Públicos, incrementándose este 2016 con 40 nuevos edificios. De esta manera, se estará estimulando la maduración del mercado de proveedores fotovoltaicos en Chile, de una manera eficiente y con energía limpia y barata.

Techos solares

Para contribuir a la maduración del mercado fotovoltaico para autoconsumo, la Agenda de Energía presentada por la presidenta Michelle Bachelet comprometió el programa Techos Solares Públicos, que impulsa el Ministerio de Energía, para la implementación de sistemas de esta tecnología en edificios públicos. 

Los estudios desarrollados indican que los sistemas fotovoltaicos pueden ser alternativas eficientes para autogeneración de energía en algunas zonas del país donde converge elevada radiación y/o elevados precios de energía. Además, dado que se espera que los costos de inversión de estos sistemas continúen descendiendo, es muy probable que en el mediano plazo también sean alternativas eficientes para un número significativo de zonas del país. 

Dentro de los objetivos específicos de este programa destaca la generación de información de acceso público y gratuito sobre los costos y condiciones de los proyectos fotovoltaicos orientados a autoconsumo en la realidad chilena y también disminuir los costos de energía en edificios públicos. 
El programa se desarrollará en un periodo de 4 años con la instalación de sistemas fotovoltaicos en edificios de instituciones públicas para la generación de electricidad. Se definirán ubicaciones de acuerdo a un ranking de comunas priorizadas según sus características de radiación y precios de electricidad. 

Con la instalación de los paneles solares, la Corporación Centro Cultural GAM estará ahorrando, aproximadamente, 8 millones de pesos por año, de aquí al 2040. 

Ley de Generación Distribuida

El objetivo de la ley de Generación Distribuida 20.571 es dar derecho a los clientes regulados de las Empresas Distribuidoras a generar su propia energía eléctrica, mediante medios renovables no convencionales o de cogeneración eficiente; autoconsumirla, y vender sus excedentes de energía a la empresas distribuidoras (clientes regulados corresponden, en general, a pequeños y medianos consumidores que tengan una capacidad conectada inferior a 2.000 kilowatts), y donde el sistema de generación con energías renovables tenga una potencia instalada menor a 100 kW nominal.