En el Gran Santiago existen 242,7 kilómetros de ciclovías, según datos de la Intendencia de Santiago. Como medio de transporte, la bicicleta se ha vuelto de uso cada vez más habitual y creciente en todo el país, por tanto la  provisión de infraestructura especializada para la circulación de  modos  no motorizados como éste se ha transformado en una necesidad creciente, producto de la importancia que han alcanzado las políticas de fomento a la movilidad sostenible.

Es por ello que como uno de los compromisos presidenciales se contempla la construcción de 190 kilómetros de ciclovías de alto estándar que beneficiarán a familias de 32 ciudades, tanto capitales regionales como intermedias, de las 15 regiones del país.

“El primer sentido de esta medida es mejorar la calidad de vida al interior de nuestras ciudades. Buscamos que permitan el encuentro de las personas y también la conexión de estas desde su trabajo a su lugar de estudio, a su residencia, al deporte, etcétera”, señala Paulina Saball, Ministra de Vivienda y Urbanismo (MINVU).

“Las ciclovías se han convertido hoy en un modo no motorizado de transporte al cual tenemos que darle un espacio dentro de la ciudad, y ese espacio tiene que ser de calidad y también seguro”, agrega la secretaria de Estado.

Lo que busca esta iniciativa es que las ciudades no solamente permitan la convivencia de personas distintas, sino que también la diversidad de modos de transporte, cada uno con su espacio, con sus normas y con la forma equilibrada de generar alternativas para todos dentro de la ciudad.

Red de ciclovías

En un futuro la población de Santiago podrá recorrer en bicicleta desde la comuna de Pudahuel (poniente) hasta Lo Barnechea (oriente), en una ciclovía ideada de acuerdo a las necesidades de los usuarios de las dos ruedas. En total serán 32,3 kilómetros de ruta, pasando por ocho comunas (Lo Barnechea, Vitacura, Las Condes, Providencia, Santiago, Quinta Normal, Cerro Navia y Pudahuel), y por cinco parques.

Una de las comunas que se caracteriza por su aporte a la bicicultura es Providencia, que a fines de 2008 lanzó su propio sistema y que este año se unió a la red BikeSantiago, con bicicletas de alto estándar, estaciones automatizadas, seguro contra accidentes, horarios extendidos, monitoreo GPS y acceso a la más moderna red intercomunal de transporte sostenible de Sudamérica.

“Hemos implementado las zonas 30  k/h, los estacionamientos seguros, además de diversas facilidades para el peatón, como las veredas continuas de Lyon, así como el trabajo conjunto con autoridades regionales para mejorar el transporte público, como es el caso del proyecto Nueva Alameda-Providencia”, indica Josefa Errázuriz, alcaldesa de Providencia.

A esto se sumó recientemente el tramo de la ciclorruta Mapocho 42K, de 1,5 kilómetros, que une Pío Nono y el Puente del Arzobispo, en la misma comuna de Providencia.

Desde la vereda inmobiliaria

Este fenómeno ha impulsado que algunos proyectos inmobiliarios comiencen a emplazarse en las cercanías de estos ciclopaseos y, a la vez, integren equipamiento de bicicletas de libre uso y estacionamientos para éstas, a fin de que los futuros habitantes puedan gozar de los beneficios de las bicicletas públicas y/o ciclovías.

Para Andrés Ergas, gerente comercial de Ralei Grupo Inmobiliario, “contar con espacios diseñados exclusivamente para los ciclistas cerca de proyectos inmobiliarios le da un valor agregado a quienes viven en el sector, ya que pueden tener la opción de utilizar este medio de transporte no contaminante de manera segura, en un espacio establecido para ello”.

Al norte de Santiago, Brotec-Icafal desarrolla el megaproyecto inmobiliario Chicauma, Ciudad Parque. “Se trata de una propuesta residencial que busca entregar más que un barrio de casas; un lugar donde su mayor atractivo serán sus aproximadamente 25 hectáreas de áreas verdes, extensa red de ciclovías, estaciones para el deporte, laguna ornamental y servicios”, destaca Iarhemy Figueroa, gerenta comercial de Inmobiliaria Brotec-Icafal.

En regiones

En La Serena están en ejecución las ciclovías en los ejes de Avenida Gabriel González Videla y Avenida Juan Cisternas, ambas en sentido norte-sur, además de la habilitación del Puente Fiscal, que conecta el sector norte de la cuenca del río Elqui (Las Compañías) con el centro-sur de la ciudad, con ciclovías y paseo peatonal, ello ante la ejecución de un nuevo puente que reemplazará al antes mencionado, obra de ingeniería que es parte de la Concesión La Serena- Vallenar.

El edil serenense, Roberto Jacob,  señala que dentro de las priorizaciones viales que necesita la capital regional por el colapso de las calles, se dará énfasis a los proyectos que contemplen ciclovías.

La bicicleta ha sido el medio de transporte que creció con más fuerza en Santiago en la última década. La razón principal es que es una alternativa para escapar del tráfico vehicular: hoy es más rápido, en comunas céntricas, moverse pedaleando que en auto en horas de alta congestión.