Mucho juego exclusivo de Japón y no siempre tenemos la suerte de que se lancen traducidos en occidente. Afortunadamente éste no fue uno de esos casos y Bandai Namco nos deleita este agosto con “God Eater 2: Rage Burst”, que sigue al exitoso “God Eater Resurrection” y nos sumerge en un Action/RPG de mucha acción, buenas gráficas y entretención para deleite de los seguidores de esta saga.

Enfocándonos en la historia, se sitúa en el futuro distante de God Eater, donde la humanidad está prácticamente extinta. Monstruos gigantes conocidos como aragamis han diezmado a la población, sumiéndola en una guerra con cada vez menos esperanzas.

Sumado a lo anterior (ya tres años de lo ocurrido en el primer juego), una misteriosa lluvia roja desencadena una pandemia conocida como Plaga Negra, infectando a los sobrevivientes sin una cura conocida, provocándoles una muerte segura.

Es aquí donde los godeaters se vuelven la última esperanza de supervivencia: hombres y mujeres con la habilidad de utilizar armas especiales conocidas como jinki, que poseen células de aragami y que gracias a ello son la única opción para destruirlos.
Es por esto que algunos godeaters, miembros de la unidad especial “Blood” y de la organización Fenrir son enviados a investigar. Ahí comienza tu participación en el juego, asumiendo el rol de un nuevo recluta viajando junto al resto de los personajes para ir acabando con cuanto monstruo encuentras por delante.

Las posibilidades de progresar en el juego son variadas aunque el foco a la hora de hacer que tu personaje se vuelva más fuerte es tu jinki, la cual en tu avance podrá tomar nuevas formas y mejorar sus respectivos estatus. Ahora, existe una gran variedad de ellas, desde grandes espadas hasta rifles de alto calibre.

Las misiones a realizar te sumergirán directo en batallas contra aragamis, en locaciones de tamaño acotado en los cuales debes estar atento en todo momento si no quieres llevarte un daño crítico, por ello atacar y esquivar es clave en las batallas.

Respecto a las batallas y las ayudas que puedes usar, el juego te permite modificar los golpes realizados con tu jinki, añadiendo nuevas habilidades (de daño, sanación, etc).

Como última novedad, en el transcurso de la batalla puedes entrar en estado blood rage, tras lo cual alcanzas el grado máximo de enlace con tu arma y, por un tiempo limitado, puedes realizar ataques devastadores y consecutivos. Ahí es donde conocer a tus enemigos y sus debilidades “elementales” te permitirán enfrentarlos mejor en cada una de las misiones.

Además de misiones de supervivencia, donde debes aguantar algunos rounds con recuperación mínima de daño, también puedes invitar a tus amigos y pedirles apoyo en tus misiones. Respecto a esto último el modo multiplayer es bastante estable y dará más posibilidades de sobrevivir a la numerosa horda de agresivos monstruos.

En temas gráficos el juego es bueno aunque no es lo mejor que encontramos en estos tiempos. Sin embargo el arte del juego es bueno y bien logrado, permitiéndote disfrutarlo suficientemente.

Bandai Namco logró desarrollar un buen hunting game, con buena música y en bastantes plataformas para hacerlo aun más asequible. Yo me quedo con la versión de PC.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro