Cuando el atleta Cristian Valenzuela obtuvo la primera medalla de oro en los Paralímpicos de Londres 2012, se produjo una serie de hechos que permitieron avances en este deporte. Cambios en la dirigencia, dando un nuevo rumbo a este importante desafío. Los gobiernos de turno, según comentan en el Comité Paralímpico chileno, entregaron los recursos necesarios para avanzar en este desafío, y los deportistas se prepararon con ahínco para enfrentar Río 2016.

Lo maravilloso es que desde ayer, 13 atletas están cumpliendo el sueño de representar a Chile en los Juegos Paralímpicos 2016. La deuda que tenemos como país, con esta delegación histórica, es el hecho que muy pocas personas nos enteraremos de este esfuerzo y sus resultados. ¿Las razones? Variadas.

Leí en un tabloide nacional que estos juegos de Río estaban con cifras negativas porque la organización sólo había logrado vender un 56% de las entradas y que hubo un recorte de presupuesto, lo que se traduciría en ceremonias de apertura y clausura más modestas. Al parecer, la inclusión es un tema en el que a nivel mundial aún tenemos mucho camino por recorrer.

Sin embargo, en Chile debemos destacar algunos avances. Según informó el Comité Paralímpico, por primera vez se invitó a 16 periodistas nacionales para difundir los alcances de esta iniciativa: TVN, El Mercurio, La Hora, La Cuarta y Radio La Clave, entre otros, que debieran mantenernos informados de los logros de nuestros deportistas.

Además, a diferencia de lo que ocurre en otros puntos del orbe, se ha logrado que los premios que reciban por sus medallas sean los mismos considerados para el deporte convencional.

Esto, a diferencia de otros países como Estados Unidos donde su Comité Olímpico entregó bonificaciones cinco veces superiores a los deportistas convencionales v/s los que participan en esta versión paralímpica. Para mí una vergüenza. ¿Es qué nuevamente se instalan deportistas de primera y de segunda categoría? ¿Es que unos hacen más esfuerzos que otros? ¿Qué lleva al gobierno estadounidense a hacer tanta diferencia entre unos deportistas y otros?

A pesar de nuestros logros aún quedan muchos desafíos. Por una parte, que el país considere incorporar los espacios y adecuaciones técnicas necesarias para que en el actual Centro de Alto Rendimiento puedan entrenar personas con y sin discapacidad en igualdad de condiciones.

También que sea ley la iniciativa que se discute en el Senado (aprobada en general) y que establece la obligación de incorporar el deporte adaptado y paralímpico a la Política Nacional de Deporte. Esto permitiría que todas las personas con discapacidad tuvieran acceso a educación física, prácticas deportivas, bienestar físico y mental, integración, ocio y todas las posibilidades que el deporte ofrece, al igual que los otros chilenos.

Por mi parte, que tengo la convicción que el acceso al deporte es un derecho de todos, espero que estos 13 compatriotas tengan los espacios de difusión que se merecen, que en cuatro años más la empresa privada “se pelee” por los auspicios y que estos campeones sepan que con su esfuerzo están abriendo un camino para que muchos otros puedan sentirse plenamente incluidos en nuestra sociedad.

Si quieres conocer los avances de estos deportistas no dudes en seguirlos en  @paralimpicoCHI.

*Fundación Tacal imparte cursos gratuitos para personas mayores de 18 años con discapacidad. www.fundaciontacal.cl; F: 2 232 10 700; Adolfo Ibáñez 469, Independencia.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro