Hace algunas horas, en un viaje a la comuna de Lanco, zona conflictuada y con importantes inequidades, me comencé a preguntar qué es lo que sustenta las políticas públicas en nuestro país y con qué parámetros se da respuesta a dichas desigualdades. Saber quiénes somos, cómo nos relacionamos, es parte trascendental en ese proceso.
 
Lamentablemente, nuestras autoridades han olvidado esta premisa y han dado paso a un Censo Abreviado que dejará fuera a más de 2 millones 500 mil personas. Esto, porque no considerará consulta alguna respecto de personas con discapacidad.  
 
Tengo la convicción que las políticas públicas se construyen desde la inclusión. Por eso, no se entiende que el Censo Abreviado excluya expresamente a las personas con discapacidad. ¿Qué criterio se usó para no preguntar sobre discapacidad? ¿Por qué es una variable desechable, si ésta aumenta progresivamente su incidencia en el país?

¿Es que las personas con discapacidad no son importantes para el Estado y el gobierno de Chile? ¿Sólo nos acordamos de ellas, y son importantes cuando hay Teletón porque de esa forma participamos de un evento donde todo nos emociona?
 
Leí como el senador Pedro Araya solicitó correcciones al Censo Abreviado 2017, porque la discapacidad es un tema sensible,  que requiere ser abordado con información clara y precisa. Estoy de acuerdo con él. Este es un tema que requiere respuestas rápidas del Gobierno.
 
Basta ya de sentir y creer que podemos manipular a nuestro antojo a las personas con discapacidad, y solamente decir que nos importa su calidad de vida cuando esto se somete a un evento que convoca a todos los chilenos.

Las personas con discapacidad nos demuestran a diario que todo es posible. La discriminación y la indiferencia, a pesar de doler, los convoca a seguir luchando. Eso lo sabemos quienes trabajamos con ellos. Pero a pesar de esa fuerza, es impresentable que como Estado los invisibilicemos.
 
No basta con los estudios que realiza Senadis o los datos locales que puedan salir desde un municipio. Para abordar la realidad de las personas en condición de discapacidad, se requiere algo más. Se requiere información dura, información con la cual podamos diseñar política pública. Eso, lo da el Censo.
 
Revertir esta situación debiera ser una cruzada de más de un parlamentario. Revertir esta situación es un deber país. Los más de 2 millones 500 mil personas con discapacidad y las que lo estarán en el futuro, merecen ser considerados en igualdad de condiciones, porque señores y señoras las políticas públicas sin esta información, serán un  fracaso.

*Fundación Tacal imparte cursos gratuitos para personas mayores de 18 años con discapacidad. www.fundaciontacal.cl; F: 2 232 10 700; Adolfo Ibáñez 469, Independencia.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro