Hace pocos días  en un canal de televisión hubo un reportaje de una niña con discapacidad que se suicidó producto del bullying que recibía en el colegio.

La pregunta obvia es ¿por qué Catalina, siendo tan pequeña, toma una decisión tan drástica? ¿Qué pasa en los colegios supuestamente inclusivos? ¿De qué forma se preocupan docentes y directivos de que los niños con discapacidad que están en sus establecimientos, de verdad participen sin que su condición de discapacidad sea una excusa para hacer bullying?

Un proceso inclusivo de verdad debe contemplar el trabajo no sólo con profesores y directivos, sino que es muy necesario efectuarlo con los compañeros de estudio. Sin este proceso, la inclusión es poco probable que exista y estaríamos frente sólo a un proceso de integración, donde el niño ingresa a la escuela pero no es parte del proceso de enseñanza y participación al igual que sus compañeros.

Si queremos avanzar hacia un Chile inclusivo en todas sus dimensiones, debemos partir por la educación. Si los niños están verdaderamente incluidos en la escuela, el proceso posterior, como puede ser el laboral, se dará solo. Los niños estarán habituados a vivir la inclusión y cuando ellos crezcan será tan natural vivir junto a las personas con discapacidad, que no necesitaremos programas especiales para lograrlo.

Construir un Chile inclusivo es posible, siempre y cuando todos apoyemos y aportemos nuestro granito de arena. ¿Cuál es TU aporte a la inclusión?

Donde nace la inclusión? Pienso que es desde la misma casa. Cuando un niño ve desde pequeño que su familia no hace burlas, chistes o comentarios de desprecio hacia quienes viven en condición de discapacidad, es muy fácil que incorporen el concepto de inclusión desde la cuna.

El caso de Catalina del reportaje en la televisión se suma a muchos. No podemos olvidar por ejemplo a una persona ciega que fue impedida de mostrar su arte musical en una estación del Metro. No era la primera vez que se sentía menospreciado por el sólo hecho de “molestar” con su música. ¿Qué pasó después? Arena sobre el caso, nunca más se habló,  se pretendió deslizar la idea de que su problema era otro y por eso atentó contra su vida. No nos consta, pero su mejor terapia era la música y eso la sociedad no se lo permitió.

Debemos decir NUNCA MÁS a los casos como el joven ciego o la niña con discapacidad del colegio. Dos ejemplos que deberían avergonzarnos como sociedad. La misma que se jacta de tener el edificio más alto de Sudamérica, el campeón de fútbol continental  y cientos de estampas de un país en vías de desarrollo.

Amigos, nuestro desarrollo debe y tiene que empezar por la mente y el espíritu. Lo otro son fantasmas sociales que nada nos aporta, por el contrario, lo empobrecen como sociedad.

Construir un Chile inclusivo es posible, siempre y cuando todos apoyemos y aportemos nuestro granito de arena. Nunca más Catalina ni nadie; por eso te reiteramos nuestra pregunta: ¡cuál es TU aporte a la inclusión?

Fundación Tacal imparte cursos gratuitos para personas mayores de 18 años con discapacidad. www.fundaciontacal.cl; F.: 227351969 – 227370118; Adolfo Ibáñez 469, Independencia.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro