Mucho interés ha tenido de parte de las grandes empresas el hecho que se haya enviado al Congreso la indicación de inclusión laboral para personas con discapacidad. Esta medida permitirá que se reserve el 1% de los cupos de los trabajadores para personas con discapacidad en compañías con más de 200 trabajadores, sean públicas o privadas.

Este solo anuncio ha tenido repercusiones positivas. Grandes empresas que no tenían intención de incluir personas con discapacidad como parte de sus colaboradores, hoy en día  han tomado la decisión de anticiparse a la modificación legislativa y se han acercado a Fundación Tacal para avanzar en el proceso.

Esto muestra lo necesario que era tener una ley de cuotas en el país. Norma que permitirá disminuir la brecha en materia de empleo y empleabilidad entre las personas con y sin discapacidad.

Oportunidad para reducir los temores en materia de empleo, oportunidad para disminuir el desempleo de las personas con discapacidad, cifras que al menos a mí me indignan considerando que más del 70% de las personas con discapacidad en edad laboral no cuenta con un trabajo formal.

Esa indignación me ha hecho ser reiterativa en este espacio; el empleo es mucho más que llevar el sueldo al final del mes al hogar. El empleo dignifica nuestras vidas, nos da una razón para levantarnos en la mañana y acostarnos cansados en la noche. Es el lugar donde nos desarrollamos, es nuestro lugar de pertenencia, es lo que hacen todos los chilenos. Cuando digo todos los chilenos me refiero  a TODOS, personas con y sin discapacidad.

Como dijo la Presidenta Michelle Bachelet, “es hora de que la integración deje de ser un acto de generosidad o buena voluntad de unos pocos”. Esta ley de cuotas viene a emparejar la cancha para todos, a dignificar el status de las personas con discapacidad y a hacer valer sus derechos.
 
Esta ley de cuotas también permitirá un cambio cultural en nuestro país. Un círculo virtuoso que implicará, que con empresas más inclusivas, se respetarán los derechos laborales de todos.

En esta positiva noticia sólo falta que los legisladores den premura a la norma y sea aprobada en el corto plazo. En paralelo, el Gobierno deberá avanzar en mejorar la oferta de capacitación acorde -cada día a más- a las necesidades y ofertas del mercado;  e instituciones como Fundación Tacal continuar entregando herramientas a las personas con discapacidad y vinculando a otros empresarios para que rompan la barrera de la segregación y la inequidad, y den paso a la inclusión laboral.

*Fundación Tacal imparte cursos gratuitos para personas mayores de 18 años con discapacidad. www.fundaciontacal.cl; F: 2 232 10 700; Adolfo Ibáñez 469, Independencia.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro