Por cerca de dos semanas nos contagiamos con los Juegos Olímpicos de Río 2016. Los mejores deportistas del orbe fueron mostrados ampliamente en TV abierta y cable. Con importantes logros de destacados deportistas chilenos como Bárbara Riveros, Tomás González o Ricardo Soto, entre otros, me imagino que más de una persona debe haber soñado con estar ahí y obtener un triunfo.  

Así por los menos lo sueñan 13 deportistas chilenos que el próximo 7 de septiembre, darán el vamos a los Juegos Paralímpicos Río 2016. Con la participación de 176 países, 23 deportes y 528 pruebas,  todos tendrán la ilusión de superar sus marcas o conseguir una presea dorada, tal como lo hizo el atleta nacional Cristián Valenzuela en Londres 2012.

No me cabe duda que el esfuerzo de Katherine Wollermann, en canotaje; Alberto Abarza, natación; Macarena Cabrillana, tenis en silla de ruedas; Robinson Méndez, tenis silla de ruedas; Francisca Mardones,  tenis en silla de ruedas; Valentina Muñoz, natación; María Antonieta Ortiz, levantamiento de pesas; Jorge Carinao, levantamiento de pesas; Cristian Dettoni, tenis de mesa; Margarita Faúndez, atletismo; Matías Pino, tenis de mesa; Cristián Valenzuela, atletismo, y Juan Carlos Garrido, levantamiento de pesas, será recompensado.

Sin embargo, tengo dudas de la real relevancia que como país le daremos a este grupo de deportistas. ¿Tendrán la cobertura en TV que tuvieron los Juegos Olímpicos? ¿Serán reconocidos en La Moneda si logran las preciadas medallas? ¿Aplaudiremos con pasión cada competencia o cada triunfo?

Recuerdo las palabras de Carlos Arthur Nuzman, presidente del Comité Organizador de los Juegos Río 2016 y del Comité Olímpico de Brasil, quien destacaba que “deporte y educación nos llevan a un futuro de inclusión social y de fe en nuestra capacidad de transformación”.

Así es. El deporte, la educación, el trabajo, la recreación, la cultura, nos permiten transformar nuestras sociedades y darles espacio a todos. Pero, obviamente, se avanza más rápido si los medios de comunicación muestran estos logros. Cuando hablan técnicamente de sus talentos y no desde lo que “les falta”, cuando dejan de lado la “compasión” para dar paso a la esperanza, esas palabras e imágenes nos permitirían abrir muchas más puertas para la inclusión.

Faltan 14 días para que comiencen los Juegos Paralímpicos Río 2016. Aún hay tiempo para que TVN transmita. Para que los diarios cuenten sus historias de vida y logros. Y para que como chilenos nos emocionemos no sólo con las medallas que traigan desde Brasil, sino que valoremos cómo estos compatriotas, a veces sin mucho apoyo y en un país donde todavía hay discriminación, nos dan sendas lecciones de que “querer es poder”.

*Fundación Tacal imparte cursos gratuitos para personas mayores de 18 años con discapacidad. www.fundaciontacal.cl; F: 2 232 10 700; Adolfo Ibáñez 469, Independencia.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro