Soy terapeuta ocupacional con muchos años de práctica profesional, más de 30 de ellos los he dedicado exclusivamente a la formación para el trabajo de las personas con discapacidad y a la inclusión laboral de ellas. Nadie dijo que sería una tarea fácil, pero sí fascinante y con grandes desafíos.

Cuando inicié mi trabajo nadie hablaba de inclusión laboral. El objetivo principal era la rehabilitación. Se hablaba de rehabilitación profesional, pero lo poco que existía en esas materias era el trabajo que desarrollaban las mutuales de seguridad. Claro, estaba el compromiso de la empresa donde se había accidentado el trabajador, la mayoría de las veces quedaban con una discapacidad física, salvo los que sufrían un traumatismo encéfalo craneano que con cierta frecuencia, quedaban con un daño cerebral; ellos generalmente no eran reubicados en las empresas, sino que eran y son pensionados.

El año 1985 fundé la Fundación Tacal para que las personas con discapacidad tuviesen una posibilidad de incluirse en el mundo laboral, si su discapacidad así lo permitía.

La mayor sorpresa que tuve en esos años, fue darme cuenta que la exclusión se daba principalmente por prejuicios y estos estaban tan arraigados en la mentalidad de los chilenos que era muy difícil vencerlos. Mucho más fuerte era esa exclusión cuando se trataba de personas que viven con una discapacidad síquica. Esta realidad se agrava porque a través de la televisión, en general, nos muestran casos extremos y queda en el recuerdo que éstas son personas peligrosas y violentas.

La verdad es que la realidad es muy diferente, las personas que sufren discapacidades de causas síquicas en su gran mayoría no son agresivas ni peligrosas. Además, hoy contamos con medicamentos de última generación que permiten -muy frecuentemente-, que se compensen y se mantengan en esa condición, lo que les permite trabajar sin dificultad. ¿Cómo cambiamos esa realidad que está en el colectivo de gran parte de la sociedad chilena? ¿Qué podemos hacer?

Los invito a vivir la experiencia, tenemos un gran número de personas con discapacidades de causas síquicas que están listos y preparados para trabajar. Sin embargo, nos ha sido muy difícil incluirlas a pesar de sus grandes competencias laborales. Como en cualquier cambio cultural, la respuesta es atreverse. ¿Quieres hacerlo? Nosotros en Fundación Tacal te acompañamos en ese proceso por todo el tiempo que se requiera.

Te invitamos a ser ACTOR DEL CAMBIO, no te arrepentirás, llama ahora.

Fundación Tacal imparte cursos gratuitos para personas mayores de 18 años con discapacidad. www.fundaciontacal.cl; F.: 227351969-227370118; Adolfo Ibáñez 469, Independencia.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro