Desde hace unas semanas se empezó a cuestionar el rol que tenía Gendarmería en torno a la reinserción social, enfocándose en el masivo egreso de personas privadas de libertad por dictamen de libertad condicional. Sin embargo, pocos han reparado en los programas y los esfuerzos por generar  procesos reales de reinserción en los internos.
 
En Colina 2 existe hace unos años un proyecto llamado Colina 2.Zero que nos ha permitido romper barreras y generar cambios reales. Esta iniciativa está abocada a apoyar el descubrimiento de las capacidades y habilidades personales de las personas privadas de libertad, a partir de estrategias participativas en el desarrollo de espacios agroecológicos.

Entender que el cambio en las personas se logra con dedicación, amor y desde las propias capacidades, me llevó a recibir el Premio Mujer Impacta 2015, porque he centrado mi vida en la creencia de que las segundas oportunidades son necesarias cuando uno ha luchado por ellas y que todos las merecemos independiente de los errores que hayamos cometido.

Ser protagonista de cambio en un espacio tan estructurado como Gendarmería y contar con su respaldo, hace que hoy las metas sean otras, que la conceptualización de la reinserción se transforme en nuevos desafíos, más allá del trabajo medioambiental, considerando la innovación y el emprendimiento, pues el sistema requiere de ajustes a nivel de sociedad.

La reinserción es un proceso complejo que necesita del compromiso de todos los actores sociales, pues entre las personas privadas de libertad (si bien es cierto que están allí porque cometieron un delito) hay verdadera intención de cambio, pero esto no se logra desde una intervención conceptualizada, sino más bien desde la acción, desde la voluntad.

Por eso ha sido efectivo el proyecto, ya que hacemos propios conceptos de sustentabilidad, innovación, emprendimiento, motivación, compromiso y la red que se teje entre ellos nos hace verdaderos agentes movilizadores entre personas que sufren la discriminación, el prejuicio, los estigmas y la marginalidad, no sólo desde su cumplimiento sino desde antes, desde las condiciones sociales desiguales, competitivas y poco integradoras que vivimos como país y que se perpetúan frente a nuestros ojos.

Ante el cuestionamiento, creo en la reinserción y la responsabilidad de responder a la confianza de los internos, sus familias, las organizaciones que nos colaboran y a Gendarmería... es un peso gustoso que cargo sobre mi espalda.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro