¿Cuántas personas estarán leyendo estas líneas a través de un computador, una tablet o un teléfono celular? Seguramente la gran mayoría.

Y es que obviamente la política no ha quedado al margen de los cambios que el mundo entero hace años viene experimentando en torno a las comunicaciones con la irrupción de internet y en este último tramo puntualmente con el arribo de las llamadas redes sociales.

Si a esto sumamos el escenario que generó haber pasado de un voto obligatorio a uno voluntario, las campañas electorales se enfrentan a un nuevo paradigma.

Nos encontramos frente a una ciudadanía más educada y empoderada. Una ciudadanía a la que ya no le basta con ser un mero espectador de lo que sucede a su alrededor, sino que quiere ser protagonista de la construcción de un mejor país.

Es en ese contexto que Twitter, Facebook, Instagram y otras aplicaciones se han transformado en medios para la circulación de noticias, ideas y expresiones de pensamientos. Es un tren del que los candidatos no pueden quedarse abajo y deben ser capaces de poder transmitir propuestas que fidelicen a un posible votante.

Efectivamente hoy no es suficiente con sólo pedir el voto, es imprescindible persuadir, seducir a la persona para que se levante este 23 de octubre a elegir el futuro de su comuna.

En esa línea, se hace cada vez más necesario dejar de lado las calles tapizadas de carteles y adentrarse en el mundo de las redes sociales. Hoy nuestros compatriotas no se conforman sólo con conocer al candidato vía “palomas”, sino que exigen propuestas sobre la mesa, respuestas inmediatas a sus inquietudes o conocer las agendas de los postulantes a cargos públicos, entre otras cosas y en ese contexto las mencionadas plataformas digitales juegan un rol decisivo.

La gente se aburrió de las campañas millonarias y el despilfarro de material inservible y en su reemplazo apuesta a que quienes aspiren, en esta ocasión, a ser alcaldes o concejales debatan y contrasten sus posturas ante diferentes temáticas relevantes para Chile.

Las redes sociales llegaron para quedarse y es deber de cada uno de los que representamos a la ciudadanía sumarlas como una herramienta para mejorar la interacción con nuestros electores. Queremos menos carteles y más votantes informados.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro