Los hechos acaecidos el 21 de mayo hacen imprescindible tomar nuevas medidas, sobre todo relacionadas con la presencia de encapuchados en marchas.

La última Encuesta Cadem muestra que un 88% de las personas está de acuerdo con una norma que prohíba a los encapuchados en las movilizaciones. Cabe destacar que los controles preventivos de identidad son apoyados por el 77%.
 
Como presidente de la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara, y junto a los diputados de la bancada transversal, ayer presentamos un proyecto de ley para sancionar a quienes oculten su rostro, permitiendo a la policía su detención en caso de flagrancia.

Así como en otras iniciativas, buscamos dotar a Carabineros de atribuciones para prevenir y controlar el delito. En el contexto de marchas y protestas resulta fundamental que la policía pueda detener a cualquier encapuchado.

Cuando luchamos contra la Dictadura lo hicimos a rostro descubierto, pese a la amenaza real que ello implicaba. Hoy no hay ningún argumento para asistir con el rostro cubierto a una manifestación pacífica. Eso sólo deslegitima las marchas y es un caldo de cultivo para que ocurran desmanes y hechos tan lamentables como la muerte de una persona.

La propuesta establece la posibilidad de que Carabineros retire a los encapuchados que participen en manifestaciones y  que se pueda aplicar una sanción de entre 1 a 4 UTM, lo que busca constituirse en un desincentivo a la violencia.

No buscamos criminalizar el legítimo derecho a manifestarse: consideramos que no es necesario usar capucha para expresar un sentir ciudadano.

Uno de los principios de la democracia, y de nuestra Constitución, es la libre expresión. La medida propuesta garantiza este derecho, defendiendo la integridad de la comunidad y de los que protestan legítimamente a rostro descubierto.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro