Según datos del Ministerio de Salud, casi el 30% de los menores de 14 años en Chile tiene algún grado de obesidad, mientras que el 22% de la población adulta es obesa y el 38% presenta sobrepeso.

Por ello, junto al diputado Miguel Ángel Alvarado presentamos un proyecto de acuerdo para que se incluya la obesidad y el abdomen de delantal en el Plan Auge, el que se aprobó la semana pasada en la Cámara de Diputados.

El Auge cubre dolencias derivadas del sobrepeso, como enfermedades cerebrovasculares, cardiovasculares, la hipertensión y algunos tipos  de cáncer. Por lo mismo, el sistema de salud, debería apuntar a la causa de estos. La obesidad mórbida además tiene consecuencias siquiátricas y  sicológicas. Definitivamente no se trata de un problema estético.

Es imprescindible que esta pandemia del siglo XXI sea considerada una enfermedad que tiene un enorme impacto en la salud de las personas.

Lamentablemente, el sobrepeso y la obesidad son fenómenos también asociados la condición socioeconómica: las personas de menor ingreso son más proclives a consumir productos alimenticios con alto contenido en grasa y azúcar, sin embargo, una vez declarada la condición, los tratamientos son casi inaccesibles.

Se estima que aproximadamente un 7% del gasto de atenciones en salud es derivado de la obesidad. Si se mantiene la tendencia,  se podría provocar un colapso en el sistema de salud. Por lo mismo, además de incluir la obesidad como enfermedad Auge, es fundamental generar medidas que promuevan una alimentación saludable.

Es imperativo cambiar el patrón de una dieta caracterizada por un alto consumo de alimentos procesados, alta en grasas saturadas y azúcar. En paralelo debemos ser capaces de revertir  el sedentarismo que afecta a más del 90% de la población chilena.

Hemos hecho un llamado al Gobierno, a los ministros de Hacienda y de Salud. En junio el Gobierno va a determinar las nuevas enfermedades que estarán en el Auge: es el momento para que la obesidad pase a integrar la lista.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro