Hace dos semanas escribí una columna en Publimetro donde dejé la interrogante si el Gobierno escondía la pobreza debido al retraso en la entrega de los resultados de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional 2015 (Casen). Debo decir que me alegro que el Ministerio de Desarrollo Social haya entregado los resultados el jueves pasado, ya que este estudio nos permite conocer la realidad social y económica de los hogares de nuestro país.

De la misma forma, me alegro que la pobreza haya disminuido. Es una gran noticia que nuevas familias salgan de la pobreza, pero la verdad es que esperábamos mejores noticias aún. La buena es que baja la pobreza. La mala es que la pobreza se reduce mucho menos que lo que se venía reduciendo en el gobierno anterior. Si Chile creciera a buen ritmo (no como ahora), más chilenos saldrían hoy de la pobreza. Este gobierno frenó la reducción de la pobreza del ritmo que venía del gobierno anterior.

Mientras en el período 2009-2013 la disminución anual de la pobreza por ingreso fue de 427.251 personas y la pobreza multidimensional 250.523, entre los años 2013 y 2015 sólo fue de 217.634 y 49.596, respectivamente.

Otro factor que es importante resaltar de este estudio es que estamos ante un cambio en la forma de medir la pobreza, incorporando el concepto de pobreza multidimensional. En ese sentido, se hace más difícil hacer comparaciones respecto de la forma tradicional de medir la pobreza en base a ingreso. Al presentar los resultados de la Encuesta Casen, el Gobierno sólo dio a conocer la evolución de la pobreza desde el 2006 bajo la nueva metodología creada en el gobierno de Michelle Bachelet para la encuesta del año 2013 y no entrega la medición de la pobreza por metodología tradicional. Conocer los resultados en base a la metodología tradicional sería una ayuda fundamental para conocer la evolución histórica y en un contexto más amplio. En conclusión, no se entregaron las cifras de pobreza correspondientes a la medición tradicional, única comparable desde el año 1990 a la fecha.

Es importante tener presente que los resultados de la Casen presentados la semana pasada no corresponden a la realidad de hoy, sino de hace casi un año. La encuesta se aplicó desde el 2 de noviembre del 2015 al 31 de enero 2016, período en que la economía chilena no estaba tan mal como ahora y los índices de desempleo estaban cerca del 6%, mientras que en julio de este año alcanzó el 7,1% a nivel nacional.

El Gobierno atribuye esta baja de la pobreza por consecuencia de sus reformas, pero me parece algo muy precipitado, ya que los efectos recién serán medibles en los próximos años y me temo que demostrarán lo que siempre he dicho: son malas reformas que perjudican al desarrollo y crecimiento económico de Chile.

Lo que no podemos olvidar es que aún hay 2.046.404 de personas en situación de pobreza. Eso nos tiene que movilizar de manera urgente para avanzar rápido en seguir reduciendo la pobreza. El sueño de que no exista un niño pobre en Chile avanzó con esta encuesta Casen pero a una velocidad muy lenta. Si seguimos a este ritmo nos vamos a demorar demasiado y muchas personas van a seguir esperando y sufriendo en el camino. Por eso el sentido de urgencia, por eso la necesidad imperativa de avanzar más rápido y con más decisión en el combate a la pobreza. Para ello la mejor receta es crear trabajos y fomentar el crecimiento económico. Ello, junto a buenas políticas sociales, constituyen el camino correcto.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro